Hablemos de edulcorantes

Con el aumento del sobrepeso y obesidad en la población mundial, y en búsqueda de balancear la alimentación, la preferencia de los consumidores por productos endulzados con productos naturales o artificiales (diferentes al azúcar de caña) con bajo contenido calórico se ha disparado.

En ese sentido, la industria alimentaria ha incluido varios tipos de edulcorantes naturales o artificiales en bebidas y alimentos, que acerquen lo más posible en cuanto sabor, olor, color al azúcar común, pero que no aporten valor calórico. Ahí encontramos, por ejemplo, las llamadas bebidas “light” y las “zero“.

Pero ¿son lo mismo?

En principio, los edulcorantes o endulzantes sirven para dar un sabor dulce a los alimentos o productos que no lo tienen naturalmente. En general, los que encontramos en el mercado deben cumplir con una serie de requisitos sanitarios mínimos como ser inocuos, ser solubles al agua y estables a la temperatura. A partir de allí, los edulcorantes se pueden clasificar en naturales y artificiales.

Los edulcorantes naturales provienen o son extraídos de los mismos alimentos, básicamente de frutas, miel y plantas. Estos se dividen en manosacáridos (glucosa, fructosa y galactosa), disacáridos (maltosa, sacarosa y lactosa) y trisacáridos (maltrotriosa, maniotrosa). Entre los endulzantes naturales más conocidos están el azúcar, la miel y la stevia.

Los endulzantes o edulcorantes naturales se encuentran en frutas, miel y plantas (Foto: Internet)

Los endulcorantes naturales también pueden subclasificarse en nutritivos (calóricos) o no nutritivos (acalóricos). Entre los primeros encontramos la miel, sirope, azúcar (común), azúcar de coco, etcétera. En el grupo de los endulzantes naturales no nutritivos (acalóricos) se encuentran la stevia, taumatina, pentadina, brazzeína, entre otros. También existen los edulcorantes artificiales derivados de los productos naturales como la glucosa, el azúcar invertido, el manitol, sorbitol, etcétera.

Por otro lado, tenemos los edulcorantes artificiales o intensos. Tienen un gran poder endulzante, mayor que el del azúcar común, pero sin el aporte de energía en forma de calorías, por lo cual este tipo de edulcorantes se viene usando comúnmente como coadyuvante en las dietas de control el peso y de manejo de enfermedades como la diabetes mellitus y la hipoglicemia reactiva. Entre ellos se encuentran el aspartamo, la sacarina, el ciclamato, entre otros.

Por supuesto, aunque disminuir el consumo de edulcorantes naturales ayuda a prevenir el sobrepeso, la obesidad, es necesario también regular el consumo de los sustitutos de azúcar.

Siendo estos compuestos sintéticos, existen polémicas (no comprobadas) alrededor de su uso, por lo cual tanto la OMS como la FDA informan periódicamente sobre la ingesta diaria admitida (IDA) no perjudicial para la salud, incluyendo la ingesta del controvertido aspartame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s