Salud emocional y relacionamiento social en los tiempos de coronavirus

Por: Dr. Oscar Medrano (CMP: 36788),  Gerente médico de Laboratorios Portugal

Con el correr de los días todos nos estamos volviendo casi expertos en esta pandemia, que en solo 3 meses ya nos está dejando huellas que van a perdurar por mucho tiempo.

Pero si salimos por un minuto de las noticias del avance mundial de la enfermedad, del caos sanitario, económico y comercial ocasionado, de la llegada de una próxima vacuna y de los tratamientos experimentales que ya estarían próximos a implementarse, y nos detenemos en algo cotidiano y que nos está impactando tremendamente, me refiero a nuestra estancia obligatoria en el domicilio y todos los entretelones que día a día experimentamos, vemos claramente que esta pandemia no solo juega con nuestra salud física, sino también con nuestra salud emocional y nuestras relaciones interpersonales.

Está claro que salud es el completo bienestar físico, psíquico y social. Estar en aislamiento domiciliario obligatorio y cumplir con todas las normas de higiene y prevención impactarán indudablemente en nuestra salud física. Sin embargo, hoy, confinados en nuestros domicilios, tratando de adaptarnos al teletrabajo (home office), contribuyendo con los quehaceres del hogar y la educación de los hijos, sin poder salir ni a la esquina, viendo el mundo desde una ventana o un dispositivo móvil y con muchos y “nuevos momentos” de interrelación personal, las posibilidades de sentirnos agobiados, agotados, estresados, desencajados, ansiosos e incluso beligerantes y poco tolerantes son muy altas.

Atrás quedaron esas pausas cotidianas que nos recargaban (un café, un paseo, una reunión, practicar un deporte) y mucho más atrás las salidas de fin de semana, reuniones con amigos y nuestras soñadas vacaciones. Parece lejano, cuando semanas atrás pensábamos en que corta era la semana o cuando planeábamos mejor no el lunes, llámame el miércoles más tranquilo. Hoy, parece no haber días, ni semanas, solo mañanas, tardes y noches.

Es claro que en estos días, las discusiones, desavenencias, ataques de pánico, tensión muscular, cuadros hipocondríacos, insomnio e incremento del apetito son casi la regla, y es que, ¿quien estuvo preparado física y emocionalmente para de un momento a otro estar confinado en casa 24/7? La respuesta es clara, nadie. En ese sentido, la primera semana probablemente haya sido catastrófica, la segunda no perfecta pero manejable. Podríamos afirmar que las siguientes semanas las enfrentaremos con experiencia y con un ánimo más conciliador, ahora que hemos visto los primeros resultados de este aislamiento.

 


PUEDES LEER TAMBIÉN

COVID-19 | Nuevo hospital de Ate que será exclusivo para casos de coronavirus

Neumonía | 2 millones de adultos vacunados


 

Entonces, ¿cuál es la clave para mantener nuestra salud mental y social en respetables condiciones? Indudablemente no hay fórmula secreta, ni receta que se ajuste a todos, sin embargo hay puntos en los que podríamos coincidir. Primero, planifique su día, busque que sea más previsible a nivel macro. Segundo, respete su training de vida, no pretenda leerse esos 20 años de retraso lector acumulado en pocas semanas, tampoco se inscriba en simultáneo a los cientos de cursos on line que pululan por la red, no se entregue en cuerpo y alma a cuanta serie televisiva le recomienden por el camino y mucho menos, no sufra por las miles de cosas que otras personas dicen hacer en sus redes sociales. Trate de respetar su “modus vivendi”. Mantenga un balance entre sus responsabilidades, sus deseos y sus aspiraciones.

Sugiero tener espacios para el relacionamiento programado. No todas las actividades tienen que ser con el 100% de los integrantes de una familia. Tengamos unos minutos con los hijos, otros con los abuelos o con la pareja y siempre reserve momentos para usted y sus cosas. Separe su trabajo de espacios para pensar, planificar, programar y soñar.

Sé que siempre hay pendientes con más de un integrante en la casa, no busque solucionar ese tema ya, si al menos no ha mostrado deseo de conectarse, ser empático y tener más espacios de positiva interacción. Confíe, va llegar ese momento tan buscado.

No se preocupe que no me olvide de su tan valioso espacio con su móvil. Claro que no, pero recuerde antes de utilizarlo que le sumará y le dará mayor provecho y tranquilidad. Está claro que escuchar la música que nos gusta, conectarnos con viejos amigos y familiares, tal vez aprender algo nuevo y desarrollar un crucigrama, pupiletras o Sudoku en línea, va ser más valioso que ver y reenviar los cientos de memes que nos llegan a diario o tratar de seguir los retos de famosos en las redes o estar viendo las desalentadoras noticias del avance del virus en algunas partes del mundo. Demos unos minutos del día a contactarnos con esos seres queridos que hace mucho no vemos. Estoy seguro que al terminar su comunicación, usted se quedará con una sonrisa.

man in yellow protective suit stretching
Photo by cottonbro on Pexels.com

Termino refiriéndome a la tan invocada creatividad. Seguro escucharon estos días “el secreto está en ser creativos” y mantener ocupado nuestro tiempo. Suena sencillo, pero de seguro coincidirán conmigo que tras un par de semanas, terminamos por definirnos como poco o nulo creativos. No se preocupe, somos varios en casa y varios los días como para lograr un ingenio. Sugiero ser espontáneos y dejarnos llevar por el momento, pues a veces, sin darse cuenta ya estamos inmersos en algo que está fluyendo, pero como tenemos agendado a esa hora leer, terminamos cortando el momento.

En síntesis, está claro que no estábamos preparados para trastocar nuestra rutina y mucho menos estar confinados en casa y con nuevas responsabilidades. Y aunque no hay fórmulas magistrales para una estancia saludablemente emocional, el camino pasa por ser empático, buscar conectar, ser sensible a la forma de enfocar este momento en el otro, en poner en práctica lo que la experiencia nos enseñó los días previos y por sobre todo dejar fluir aquellas cosas que espontáneamente surgieron y nos están robando sonrisas y dejando bellos recuerdos.

 


La presente es una columna de opinión. Si usted tiene una opinión contraria a nuestro columnista, lo invitamos a que exponga su punto de vista enviando un correo a columnista.pulsopress@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s