Las droguerías y su importancia en el combate contra el COVID-19

Sandro Stapleton (@sandrostapleton) Empresario del sector salud y Máster en Administración de Empresas de Salud

La realidad de enfrentar el COVID nos ha puesto en la necesidad de comprar productos médicos que nunca hubiéramos imaginado necesitar. Muchos de estos productos son ajenos a nuestros conocimientos. Al no conocerlos estamos expuestos a que muchos comerciantes se aprovechen de las circunstancias y nos den, como decimos coloquialmente ¨gato por liebre¨.

Para que no le pase eso o por lo menos para reducir esas posibilidades le voy a contar que es una Droguería y para que existen. A algunas autoridades también les vendría bien leer este artículo.

Según la definición del Ministerio de Salud en el Decreto Supremo N°014-2011-SA una Droguería es un establecimiento farmacéutico dedicado a la importación, exportación, comercialización, almacenamiento, control de calidad y/o distribución de productos farmacéutico, dispositivos médicos o productos sanitarios.

Estás droguerías cuentan con almacenes especializados certificados desde donde distribuyen los productos farmacéuticos y dispositivos médicos. Para estos certificados hay que cumplir con una serie de requisitos y procedimientos que se encuentran en unos manuales de buenas prácticas de almacenamiento y se realizan periódicamente inicialmente a los seis meses y después cada tres años de manera estricta. Estos almacenes están bajo la dirección técnica de un profesional Químico Farmacéutico.

Aquí se controla cada producto que ingresa y se mantiene un control y trazabilidad para saber de dónde se importó o compró, y hacia quien se le entregó para su comercialización, esto se supervisa a través de la farmacovigilancia que son un conjunto de normas que garantizan la autenticidad, calidad de los datos recogidos y confidencialidad de la información relativa a la identidad de las pacientes que se vean involucrados.

A través de estos controles podemos evitar los productos falsificados, adulterados o de procedencia desconocida por decirlo menos, y se consigue tener una garantía cuando la compra viene de alguno de estos establecimientos.

Lo que está pasando durante la emergencia con las mascarillas y los respiradores N95 y KN95 es un ejemplo del problema que se puede generar cuando se permite la libre importación y venta de un material crítico para una situación como en la que estamos. Como cualquiera puede importar y cualquiera puede vender entonces no se puede controlar ni garantizar que el producto que se compra sea el idóneo, porque no tiene ningún filtro, ninguna persona experimentada revisando el producto. ¿Podría usted diferenciar si un respirador KN95 tiene 3 capas, 4 capas o 5 capas?  O si una mascarilla es solo un cubre boca a o si su filtro llega al 95%. O más crítico aún podría saber si esa mascarilla se fabricó en condiciones de salubridad adecuada, o si se almacenó en un lugar limpio por lo menos.

woman putting on a face mask
Photo by ready made on Pexels.com

PUEDES LEER TAMBIÉN

Cuarentena 2.0 ¿Cómo llevarla mejor?

Desafíos desde la cuarentena: doble aislamiento o el reto de la mascarilla


 

Pues usted debe conocer que en el caso de las droguerías todas se hacen responsables por lo que importan y por eso se cuidan de lo que traen, se hacen responsables de que lo que le den sea lo que usted pide.

Algo muy importante también cuando se le compra a una droguería es que uno puede conseguir referencias sobre la experiencia que tienen en el mercado y no pueden ser creadas de un día para otro, ya que tienen que cumplir con procedimientos largos de control. Esto ayuda mucho a evitar la corrupción en casos de emergencia porque es en este momento cuando aparecen empresas de fachada o que son de rubros diferentes al de productos médicos, que no deberían comercializar productos que no son de su rubro.

Y si este consejo va para un ciudadano común con mayor razón el Estado debe tomar en cuenta y advertir a las entidades estatales que limiten la compra de productos médicos solo a las Droguerías, y no a cualquier empresa pues estás no podrán darle la garantía de calidad del producto. Lamentablemente hemos visto que durante la emergencia empresas inescrupulosas han estado vendiendo mascarillas, respiradores y otros equipos de protección que finalmente resultaron deficientes, fallados o no eran de la calidad que se requería para proteger al valiente personal médico que se encuentra en la primera línea.

No quisiera pensar que podría ocurrir, ni el daño que podría causar permitir que los medicamentos o reactivos se comercialicen libremente. Sin duda las droguerías son una herramienta de vigilancia y control de productos médicos de calidad al territorio nacional. Exponer a los ciudadanos a la libre importación y comercialización de productos médicos de cualquier empresa o cualquier institución incluso hospitalaria es un riesgo que el Ministerio de Salud no debe permitir.

Esperamos que el Ministro de Salud, Víctor Zamora y su equipo pueda entender que lo que debemos hacer es un trabajo conjunto y utilizar los conocimientos adquiridos de cada una de estas droguerías para poder luchar contra este virus y finalmente vencerlo.

 


La presente es una columna de opinión. Si usted tiene una opinión contraria a nuestro columnista, lo invitamos a que exponga su punto de vista enviando un correo a columnista.pulsopress@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s