No nos olvidemos de aquellos que no pueden recordar

Por Fabiola Napuri, activista de salud mental. Past presidente de la Asociación Peruana de Alzheimer (APEAD)

 

Atravesamos una situación verdaderamente excepcional y explicar a nuestros familiares adultos mayores afectados por una demencia que el confinamiento obligatorio es una medida temporal y que el aislamiento los protege de diversas enfermedades respiratorias que, entre otras consecuencias, pueden causarles neumonía con devastadoras secuelas, es casi imposible.

El título de este artículo “no nos olvidemos de aquellos que no pueden recordar” es el eslogan de la Asociación Peruana de Alzheimer (Apead), organización sin fines de lucro, creada hace veinte años y que forma parte de Alzheimer’s Disease International (ADI) y de Alzheimer Iberoamérica (AIB). La primera agrupa a más de cien asociaciones a nivel mundial y la segunda a 21 representaciones de Iberoamérica y en ambas participa un representante por país.

Por ello, Apead tiene autoridad para argumentar que el cuidado de los adultos mayores, con algún trastorno neurodegenerativo o sin él, durante la cuarentena impuesta por la contingencia del Covid-19 es muy importante, no sólo porque es la población de mayor riesgo según las características de la enfermedad, sino porque son propensos a caer en profundos procesos depresivos, de los cuales es muy difícil sacarlos.

Las personas adultas mayores afectadas con alguna demencia necesitan mantener su estilo de vida y, lógicamente, sus rutinarias costumbres durante su diaria jornada porque eso les da seguridad, que es la sensación que más necesitan, tan igual que el calor humano que le proporcionan los abrazos. Por eso, frente a este encierro obligatorio lo mejor para ellos, y para sus familiares y cuidadores, es crear nuevas rutinas dentro de sus domicilios.

Una rutina disminuye la continua toma de decisiones y logra poner orden y estructura a la actividad diaria del adulto mayor, sobre todo al que padece alguna demencia. De lo contrario podría caer en confusos momentos que no sólo le complicarían la vida, sino también la de sus familiares y cuidadores que no podrían lidiar con sus constantes cambios en su estado de ánimo.

Es necesario, asimismo, aprovechar las muchas aplicaciones gratuitas para hacer video llamadas grupales. Herramientas como Skype, Hangouts, Zoom o WhatsApp nos permiten comunicarlos con nuestros familiares o amigos sin ningún problema y hacerles sentir que no están solos. También pueden bailar, cantar juntos, escuchar música, ver fotos y recordar historias familiares.

 


PUEDES LEER TAMBIÉN

COVID-19 | Nuevo hospital de Ate que será exclusivo para casos de coronavirus

Neumonía | 2 millones de adultos vacunados


 

Son muchas y variadas las actividades que se pueden realizar en casa para las personas con la “enfermedad del olvido”. Para eso, APEAD está publicando en su página de Facebook ejercicios mentales para estimular los sentidos y ejercicios físicos para evitar el sedentarismo. También ofrece consejos para los familiares y cuidadores para manejar el estrés y los agobiantes momentos emocionales que se viven con este encierro.

En estos tiempos es muy importante que los adultos mayores, sobre todo los que padecen alguna demencia, no sean vistos sólo como el grupo social más vulnerable y que deben estar en permanente cuarentena. Más ahora que, lamentablemente, los médicos intensivistas de las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) de los hospitales han alertado de la no disponibilidad de camas y que han ingresado a una fase de selección en la que no se contempla la atención a los adultos mayores.

Todo indica que nuestros adultos mayores no tendrán libertad der movimiento fuera de casa. Por ello, debemos darles calidad de vida acompañándolos y haciendo tareas en conjunto por ejemplo ordenando cajones, acomodando álbumes de fotos, viendo películas antiguas, escuchando boleros, tangos, pasodobles, valses o jugando cartas. Siempre tomando todas las precauciones, como el lavado de manos y la limpieza en torno a ellos.

Todo lo que los adultos mayores requieren es que les presten atención, los escuchen y sientan que están activos. Que los abracen y se sientan queridos, leerles un libro. Acompañarlos en una visita virtual a un museo…no importa qué. Lo importante es tomarles de la mano y hacerles saber que no nos hemos olvidado de ellos.


La presente es una columna de opinión. Si usted tiene una opinión contraria a nuestro columnista, lo invitamos a que exponga su punto de vista enviando un correo a columnista.pulsopress@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s