Salud digestiva en tiempos de confinamiento

Por: Dr. Oscar Medrano (CMP: 36788),  asesor médico de Digestase

Cumplidos los primeros 70 días de confinamiento y en camino de estar otros 30 más,  no solo nuestro sistema sanitario y economía se han visto desbordados. Y es que la falta de actividad física, una dieta inadecuada y el estado de alerta y tensión continua, ponen en jaque a nuestra salud en el corto mediano y largo plazo.

Ya no es secreto que al estar confinados en casa, nuestro sedentarismo se ha hecho extremo y nuestra alimentación se va vuelto hipercalórica, copiosa y poco balanceada, en síntesis poco saludable, condiciones que sumadas al estado continuo de tensión al cual nos enfrentamos diariamente y posibles trastornos del sueño, propicia un estado pro-inflamatorio en nuestro cuerpo, capaz de detonar, reactivar o descontrolar a pacientes con enfermedades crónicas.

En esta larga lista se incluyen pacientes con sobrepeso, obesidad, hipertensión arterial, diabetes, dislipidemia (colesterol y/o triglicéridos elevados), otras enfermedades cardio y cerebrovasculares, osteoarticulares y neurodegenerativas.

Sin ir muy lejos, personas con o sin estos antecedentes han empezado a presentar síntomas digestivos relacionados a una inadecuada forma de comer, como flatulencia, acidez, reflujo, indigestión, distensión abdominal, estreñimiento, entre otros. Estos no solamente vinculados a la calidad de los alimentos ingeridos, sino también a la forma de su preparación y al correcto hábito de alimentación.

Queda claro que comer deprisa, masticar insuficientemente, acompañarlo de bebidas carbonatadas (gaseosas), exceder los volúmenes “al encontrarme en casa”, realizar combinaciones poco amigables y muchas veces hacerlo frecuentemente va condicionar muchos de los malestares ante citados. En ese sentido, el uso de antiácidos, antidiarreicos, antiflatulentos y digestivos están a la orden del día.

Para preservar nuestra salud digestiva y la salud en general en tiempos de confinamiento queda claro que una dieta variada y balanceada (energéticos, reguladores y formadores), baja en sal, azúcar y grasas saturadas, rica en frutas, verduras y cereales (andinos e integrales), con buenas proporciones de fuentes proteícas, minerales como el hierro y calcio, así como de oligoelementos y proscribiendo el consumo de embutidos, jugos azucarados, gaseosas, comida rápida, alcohol y tabaco, resultan claves. A ello debo agregar 2 puntos más, una adecuada y continua hidratación y la preferencia por métodos de cocción más saludables (al vapor, a la plancha en lugar de frituras o ahumados).

 


PUEDES LEER TAMBIÉN

COVID-19 | Nuevo hospital de Ate que será exclusivo para casos de coronavirus

Neumonía | 2 millones de adultos vacunados


 

Ahora que los servicios de delivery de comida vuelven a nuestras vidas, tengamos mucho cuidado en incurrir en más transgresiones. Conocemos lo pegados que somos a nuestros gustitos y posiblemente, luego de estar limitados en adquirirlos durante todo este tiempo, vayamos a querer recuperar el tiempo perdido y abusemos de estos y lamentemos luego episodios serios de indigestión, acidez, pesadez o flatulencia.

Comparto algunas recomendaciones para hacer de su alimentación, en tiempos de confinamiento, un aliado en su salud digestiva y en su salud general:

  • No improvise, arme sus menús semanales.
  • Respete sus horarios de alimentación principales.
  • Preserve o reduzca el volumen de sus alimentes, recuerde hoy requiere menos calorías que antes.
  • Al comer, mastique bien, tómese su tiempo y disfrute la comida y la compañía.
  • Evite el agregado o modere el uso de saborizantes, aderezos, ají y bebidas gaseosas o alcohol, ya que estos irritaran su mucosa digestiva, producirán sensación de llenura o meteorismo (acumulo de gases).
  • Prefiera alimentos de fácil digestión, evite hacer uso de aquellos a los que es intolerante o ya haya presentado episodios de difícil digestión y busque realizar las mejores combinaciones.
  • Si va incorporar alimentos a media mañana y a media tarde, busque que estos sean saludables, no copiosos y por sobre todo, proporcionales al tipo de actividad que realizara a continuación.
  • Acompañe sus alimentos con agua, infusiones o jugos naturales bajos en azúcar, necesarios para favorecer el proceso digestivo. Evite grandes volúmenes.
  • Al finalizar sus alimentos evite reposar o dar caminatas, mantenga sus actividades habituales y de ser necesario complemente con una infusión digestiva.

La presente es una columna de opinión. Si usted tiene una opinión contraria a nuestro columnista, lo invitamos a que exponga su punto de vista enviando un correo a columnista.pulsopress@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s